Vueling: ejemplo de gestión de experiencias

Publicada en Publicada en atención al cliente, Comunicación que emociona, marketing directo

Más de una vez he hablado de que el futuro de cualquier empresa y marca es conseguir vínculos duraderos y estables con sus clientes y consumidores. Y para conseguirlo, para establecerse en el imaginario como una Lovemark, hace falta generar primero confianza y respeto, luego credibilidad y, con esos cimientos, trabajar la relación (!!adiós al monólogo!!). Y cómo en cualquier relación, si quieres recibir, tienes que dar. Toca ser detallista. Y en el mundo de la comunicación, se trata básicamente de promover y gestionar experiencias positivas, memorables e interactivas. Un buen ejemplo y reciente: Vueling y su asociación con MTV para convertir un vuelo regular en una discoteca a 30 mil metros de altura.

Los pasajeros que tengan la fortuna de entrar en este avión, que de forma más o menos aleatoria irá rotando por las diferentes rutas de la compañía, vivirá una experiencia diferente, de valor añadido y ajustada además a la imagen joven, moderna e innovadora que guía a Vueling.

El avión ha sido customizado por Jade Jagger y dependiendo de la ruta, ofrecerá música más relajada (Boat Bean) o más animada (Delorean).
Vueling ha entendido que volar puede ser una experiencia multisensorial e interactiva. Vueling it’s a Lovemark!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *