Primero muéstrame qué gano yo

Publicada en Publicada en comunicación escrita, Comunicación que emociona, marketing directo

Creatividad. Inspiración. Originalidad. Conceptos positivos. Pero sobrevalorados. No per se, sino porque se anteponen a otros como preguntas, investigación y empatía. Los anuncios en televisión o internet son un claro ejemplo. Demasiado ruido. Y pueden hasta gustar. Pero no movilizan a sus destinatarios. Y la mayoría de veces porque no empiezan por la base: mostrar los beneficios del producto o servicio. Pero no enumerándolos: mostrándolos. Dándoles acción. Recreando situaciones para visualizar las ventajas.

Un muy buen ejemplo de anuncios que incitan a la movilización son los del iPhone. No se pierden en creatividades impactantes y notorias. Muestran las ventajas del producto. Muestran cómo aprovecharlas. Muestran cómo utilizarlas. Con personas. En situaciones reales. En definitiva: muestran qué gano yo si me lo compro.

Os dejo aquí el último y más reciente ejemplo (centrado en el 4S) y sus precedentes (el Iphone 4).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *